Predicar con el ejemplo.

Quien no ha visto carteles como éste en numerosos puntos de sus respectivas ciudades:


Donde pone F.M.D. quiere decir fundación municipal de deportes, en este caso la ciudad es Valladolid, pero se podría ver en muchas ciudades de muchos sitios.
Es decir, un espacio reservado para los coches de dicha fundación municipal, que hay que recordar  que trabajan para el ayuntamiento que es propietaria de la empresa, también municipal, de autobuses, que siempre nos aconsejan utilizar en vez de el coche.
Así que los funcionarios en vez de usar el trasporte público cogen su coche, que según vemos en la foto, cuanto más grande y mercedes mejor, que hay que marcar más las diferencias de estatus.


Esto no es lo que se debería entender por funcionario público sea directamente en un organismo público, a través de fundaciones o similares figuras que se han utilizado para disimular, que al final es lo mismo (casi siempre).

En tiempos de recortes, es imprescindible predicar con el ejemplo, tanto en estas cosas, como el aparcamiento, como en otras mucho más importantes. Si no, eso de recomendar sangre, sudor y lágrimas a los demás mientras uno sigue con los mismo privilegios, es algo que no se lo traga nadie y les recuerdo que trabajan para nosotros, que si estuvieran en una empresa privada podrían hacer otras cosas.

Estos privilegios se deberían acabar ya, sino, que no se sorprendan si pensamos que son una panda de vividores y derrochadores con unos privilegios impensables para los demás, los que les pagamos todo lo que disfrutan. Si alguno tiene la tentación de decir que en la empresa privada cobraría más... pues que se vaya, pero al principio antes de crear amiguitos en su puesto. Muchos se llevarían una sorpresa al ver que no es verdad, que esa gente cobraría menos y así permitiría que accedieran personas con una ética acorde al puesto.
¡Ética! aquella palabra que cuando se le reclama aun político y cargo público te contesta con que es demagogia.

Prediquemos con el ejemplo, seamos consecuentes, recuperemos la ética...


No hay comentarios:

Publicar un comentario