Malos humos.

Recientemente se ha empezado a aplicar la ley que restringe el tabaco en espacios cerrados públicos y algunos abiertos.
A algunos les puede parecer bien y a otros mal pero me surgen algunas ideas. 
Lo que menos me gusta es que el estado haga de "Gran hermano" diciéndome que esto es bueno, que no te dejo hacerlo aquí ni aquí y es por tu bien, ¿Dónde queda la libertad individual? quizá hubiera estado mejor profundizar y hacer que se aplicara bien la ley anterior, dejando espacios para fumadores y no fumadores, pero de verdad, no la chapuza que salió. Al  final los bares se lo acabaron pasando por el forro, y, en parte, es una de las razones por las que se ha endurecido más. recordemos las modificaciones absurdas que se hicieron en algunos bares (todos las tenemos en mente, esos pequeños tabiques de un metro, que claro, el humo no pasa por encima... y cosas similares).
Aparte que de toda la vida el tema de la ventilación en los bares ha sido inexistente.
Cuando se apura tanto, al final lo acabas pagando.

Además, los negocios privados son eso, privados, y al final no sé hasta qué punto puede ser justo, pero bueno, puede ser una mediad de sanidad e higiene como otra cualquiera que tienen que aplicar. Pero en este punto opino lo que dije antes, se lo han buscado.

Me parece bien que se restrinja, pero no de esta manera, y cuidado, que cuando empiezan a pensar por uno... no se sabe donde se acaba, o quizá sí que lo sabemos.

5 comentarios:

  1. Me parece una ley innecesaria, absurda y sobre todo tan paternalista que nos hace quedar a todos como verdaderos gilipollas, por no hablar de esos hosteleros que sí hicieron bien la separación gastándose un dineral que ahora por supuesto ni les van a devolver ni les van a compensar de ninguna manera, precisamente en el momentazo económico que está pasando el país.
    De aquí a nada se meten en nuestras casas a decirnos lo que podemos y no podemos hacer, al tiempo.
    El otro día me decía una "descerebrada" que era fantástico porque así podía ir con sus hijos al bar y que no TENIAN QUE VER GENTE FUMANDO que luego se creen que es bueno. Si su mayor problema es que sus hijos vean gente fumando y no le preocupa que también vean gente bebiendo alcohol o jugando a las tragaperras pués me parece genial que esté contenta.

    Se me ocurre que ya que la ley está en vigor y aplicándose se podría aumentar la protección a la sociedad prohibiéndo también por ejemplo:
    -Vivir en sitios como La Gran Vía en Madrid, porque también allí se respiran muchos humos tóxicos y esto es a diario, todo el día y no mientras te tomas un café.
    -No utilizar el coche nada más que en casos excepcionalísimos y por supuesto con un permiso estatal para el que haya que hacer colas en 100 ventanillas diferentes, se iban a reducir las listas de accidentes de forma increible, así como las listas de espera en hospitales porque menos accidentes=menos camas ocupadas.

    Pero puestos a idear la mejor idea que me pasa por la cabeza estos días es dar una patada en el culo a todos o casi todos los politicastros que pueblan este país y así tendríamos todos menos crisis de ansiedad, menos paro y menos mala leche cada vez que nos hacen una de estas.

    ResponderEliminar
  2. Eso es lo peor, que se metan a regular cosas que no deberían y seguro que hay gente contenta con eso. hay que estar atento a estas cosas, que si no podemos iniciar un camino peligroso, que estos politiquillos no sabrán solucionar la crisis o gestionar bien, pero lanzar cortinas de humo sí, en eso son unos genios.
    De todas maneras no todos los bares hicieron obras, más bien casi ninguno en serio. Y eso también nos pesa, nuestra picaresquilla con la que creemos que engañamos y los bares creían que eso era suficiente. Deberíamos tomarnos las cosas un poquillo más en serio.

    ResponderEliminar
  3. A mí me parece muy bien un Estado muy intervencionista, árbitro y moderador de la vida social, laboral, económica y cultural, pero la intervención estatal debe realizarse cuando proceda, para salvaguardar el interés general y haciendo las cosas en serio, no como con esta gilipollez de la Ley del Tabaco, que no es más que un perjuicio a los ciudadanos y una distracción.

    ResponderEliminar
  4. A mi tampoco me gusta la intervención para nada, pero es que estamos en una sociedad poco madura y que todavía necesita pautas o reglas firmes para que la gente de forma colectiva se lo tome en serio.

    Es una ley que me da pena por lo que dice perroviejo, es paternalista y nos hace parecer gilipollas, pero es que igual lo somos!!

    ResponderEliminar
  5. Aquí nos dan de collejas y no aprendemos. Si no se fuma en los bares, no voy, a ver si los hosteleros y todos espabilamos de una vez y les ponemos normas de cómo deben mandar a los que no hemos votado.

    ResponderEliminar