Marihuana

En California, aparte de las elecciones parciales que tienen en Estados Unidos, un referendum acerca de la legalización de la marihuana, ya permitida para usos médicos, al igual que en otros estados de ese país.

En este artículo se expone el caso y el "peligro" de su extensión a otros países.
Independientemente del resultado del referendum, es un tema interesantes. Conviene aclarar que es una droga de las catalogadas blandas, a las que muchos médicos la consideran igual que el alcohol, pero esta droga está aceptada.
En el artículo también recuerda una recomendación del famoso economista Milton Friedman en las que reclamaba su legalización para evitar sus perversos efectos económicos. Hay que recordar que las famosas mafias de las películas en parte están provocadas en la época de la ley seca, que les produjo píngües beneficios.
¿Qué es mejor? ¿Permitirlo o no? si se permite: 
-Tendría sus controles de calidad y menores efectos nocivos.
-Unos precios regulados y determinados y sería una fuente de ingresos por impuestos y un ahorro de costes en dejar de perseguirlo. 
-Ya no dejaría tantos beneficios a los cárteles mafiosos que perderían parte de su poder. 
-Además de una disminución de los delitos por drogas ya que no se perseguiría su tráfico ni consumo, si se hace legalmente.

Esto llevado a las drogas llamadas "duras" se multiplicaría los efectos. 
Aparte de los efectos beneficiosos para los determinados países, que gastan dinero que no tienen y esfuerzo para parar un tráfico que les han dicho que es malo y que ha provocado unos cárteles o mafias gigantescas con ramificaciones en toda la sociedad.

Además de que cada uno debería elegir lo que le conviene y no papa estado diciéndote lo que está bien y lo que está mal. 
Le diría a la gente que no consumiera, pero no se lo podría prohibir... es una elección de cada uno.

¿Aumentaría el consumo? Quizá si al principio pero no a medio plazo y estaría por ver.
¿Llevaría a otras drogas? No veo claro esta relación, tomar una copa de vino en las comidas no te lleva al cabo de un tiempo a comer con lingotazos de whisky.




11 comentarios:

  1. Me sorprende que una persona con su capacidad crítica se crea a pies juntillas la falacia propagandística de que el alcohol y el tabaco son drogas blandas. Ya sé que parte de los médicos y hasta la propia Administración española parten de esta idiotez, pero vamos, no hay por donde cogerla. Quizá habría que definir qué es una droga y no nos pusiéramos de acuerdo, pero para mí una sustancia peligrosa y susceptible de ser prohibida perseguida sería aquella directamente concebida para alterar el comportamiento y la conciencia humana. Esto no sucede con el tabaco (que es malo por otras razones) ni con el alcohol, que si bien puede alterar los mecanismos psíquicos, no tiene por qué ser utilizado con esta finalidad. De hecho es un elemento gastronómico y cultural de primer orden. Las bebidas alcohólicas son absolutamente inocuas salvo cuando caen en manos de degenerados sin control. Yo estoy a favor de proscribir el abuso de bebidas alcohólicas, pero no de prohibirlas.

    De lo que hay que partir es que la marihuana, aparte de sus usos terapéuticos que deben sujetarse a estricta receta médica, es una droga peligrosísima, como tantas otras sustancias psicotrópicas, y en consecuencia una sociedad justa debería perseguir duramente no solo su distribución, sino también su consumo. Perseguir únicamente su tráfico es una incoherencia. Es necesario erradicar la droga a todos los niveles y desincentivar su uso con las sanciones más rigurosas.

    Si hay droga en la sociedad es sencillamente porque los Estados lo toleran. Si hubiera interés en hacerla desaparecer, desaparecería casi en su totalidad. No habría drogas en las cárceles, ni en la calle, ni en los centros escolares. Pero se ve que no interesa.

    La legalización de las llamadas drogas blandas no es sino una puerta abierta a la de las duras, favorecería la adicción y la desintegración social, enriquecería a las mafias farmaceúticas y pondría muchas vidas en peligro.

    ¿Está seguro de que no se ha fumado un cigarrito de la risa antes de escribir el post?

    ResponderEliminar
  2. Yo opino un poco igual que el anteocomentarista,no creo que las drogas deban tomarse tan a la ligera,eso si,si es recomendada por un médico ya es otro cantar,creo no obtante que es un tema bastante delicado,y con mucos intereses económicos de por medio,económicos e incontrolables.
    Un bs.

    ResponderEliminar
  3. Una cosa en la que no estoy de acuerdo con el Sr.Neri es en lo del tabaco ¿usted no ha fumado nunca verdad?, es una conclusión a la que llego porque dice que no altera el comportamiento, créame y lo sé de primera mano (por desgracia) lo altera y mucho. Claro que no es cómo el LSD pero una persona enganchada al tabaco es capaz de hacer muchas cosas para fumar.

    ResponderEliminar
  4. Perroviejo, me refiero a que sea la propia sustancia la que altere directamente y desde la primera dosis los mecanismos cerebrales.

    ResponderEliminar
  5. Es un tema difícil y complicado, pero las consecuencias del tráfico de drogas ha sido desastroso y no porque los estados no quieran ir a por él.
    Cada droga es distinta, no es igual el tabaco y alcohol que el cannabis, pero también depende de la cantidad que te tomes.
    Aparte de las ventajas que he expuesto en el post, también está que debe ser cada uno quien elija, con la suficiente información y estando muy bien controlada.

    ResponderEliminar
  6. Al Neri, la primera vez que se fuma también te coloca algo, te marea... desde la primera toma...

    ResponderEliminar
  7. Al menos los californianos han sido sensatos..., aunque yo jamás habría sometido una cosa así a la decisión de una mayoría.

    ResponderEliminar
  8. Informando bien a la gente se puede elegir.

    ResponderEliminar
  9. Déjese de tanto elegir. Un Estado como Dios manda tiene que ayudar a la gente a ser mejor.

    ResponderEliminar
  10. Las drogas han existido toooooda la vida. En las farmacias se dispensaban Clorhidrato de cocaína, todo tipo de anfetaminas, barbitúricos y un sin fin de medicamentos derivados de éstos, siempre bajo prescripición facultativa y con un fin únicamente terapeutico.

    Todo eso absolutamente susceptible de crear adicción y además importante y tremendamente nociva y uno no puede acudir constantemente al médico para que le recete un poquito de LSD.
    El papel fundamental del médico, es recetar ese tipo de sustancias solo cuando son necesarias EVITANDO SIEMPRE que al paciente le creen precisamente una ADICCION.

    La legalización traería más adictos y jamás acabarïa con las mafias.

    El tabaco es legal y las mafias que se mueven alrededor de él, funcionan fenomenal y ganan muchísimo dinero. Y la gente continúa muriéndose por esa causa.

    ResponderEliminar
  11. No estoy en contra de la marihuana más de de lo que pueda estarlo del tabaco, creo que es incluso bastante más sana.

    Se lo dice una... que fuma muy bien. (por desgracia)

    ResponderEliminar