Quince días de búsqueda

Hoy hace quince días que estoy buscando, aunque como me debían vacaciones he estado menos formalmente en el paro.

He ido a informarme y apuntarme al inem. Mucha gente, muchas colas. Toda la mañana para un par de cosillas y para terminar tendré que ir un día a las seis de la mañana... ya que si vas más tarde ya se agotan los números y hay que hacer cola muy pronto.

Es un trago muy desagradable, al menos para mi y ojalá no tenga que ir nunca Es jodido esforzarte e intentarlo continuamente y acabar ahí, parece que difícilmente se te valora el esfuerzo.

Algo que me llama la atención es observar a la gente que va allí.
Hay mucha gente de todos los pelajes, gente simpática con la que charlas para que se te haga más corto el trance, pero es interesante observar a los típicos chandaleros sin arreglar lo más mínimo con un olor característico, se va al inem, no a limpiar una pocilga y aunque lo diga la "princesa del pueblo" Belén Esteban, el chándal es para hacer deporte y no es elegante. No es necesario ir de traje, pero medianamente arreglado y aseado sí, por educación...

Algún representante de una etnia minoritaria en España desde hace más de 600 años que se intenta colar y con un comportamiento que te da vergüenza ajena, que al contrario que yo, va con una alegría al inem que parece que van a su segunda casa.

Un conglomerado de nacionalidades de todos los colores, algunos de ellos se conocen muy bien lo que tienen que hacer pero piden más... poniendo la oreja al usuario, inmigrante, que tenía delante de mí, intentaba engañar a la funcionaria para cobrar la prestación o alguna ayuda cuando estaba en baja médica y además, ya había rechazado alguna oferta de trabajo sin justificarlo. La funcionaria mostró una paciencia y profesionalidad muy digna. 
No pretendo decir que todos los que van sean así, pero veo que hay gente que entiende mucho de esto y que le echa un morro interesante, españoles o extranjeros.

Algo más extendido es que la mayor parte de la gente espera a agotar, o casi agotar la prestación antes de ponerse "en serio" a buscar, algo a lo que te ayudan a pensar cuando cabe la posibilidad de que pierdas esa prestación si te pones a trabajar antes, en vez de quedarse ahí para siempre.
Personalmente no comparto ese forma de pensar, cuando he estado en paro he intentado trabajar siempre aunque se acabe antes y tenga que reanudar o con el riesgo de perder el paro y que me dure el trabajo ¡ojalá!, pero ¿Soy idiota? es que a veces de verdad que lo he pensado. 

2 comentarios:

  1. Animo que todo pasa. Ya verás que pronto estás otra vez trabajando.

    ResponderEliminar
  2. Gracias.
    Acabo de leer en tu blog que se pelean por ti en tu búsqueda, pues me alegro, igual me tendrías que contar "tu secreto" ;)

    ResponderEliminar