Cine de gratis... ¿Tanto daño hace?

Desde que se ha desarrollado más esto de internet, con conexiones que tienen cada vez más velocidad (dejemos al lado la relación calidad - precio), se usan no precisamente para trabajar o estudiar... sino para bajarse cosas, ya sea con la mítica mula o con descargas directas. Con lo que te puedes bajar una película en cuestión de horas.

Se pueden argumentar muchas cosas, pero está claro que es el fruto del trabajo de mucha gente y bien bien no está.

Probablemente quita clientes a las salas de cine, en las que el precio de las entradas cada vez es más caro y muchas veces por ver películas que no valen ni para la siesta del sábado por la tarde. Acabo de ver mierdas varias, entre ellas Centurión, que hubiera sido para pedir el reembolso de la película (¿?) con una indemnización por daños y perjuicios.

Aunque pienso que muchas de las películas que se ven son esas que no sabes si ir o no y que si no existiera estas descargas probablemente no irías a verlas. Así que quizá la bajada de clientes vaya porque es cada vez caro y no tanto por estas descargas. ¿Tanto daño le hace las descargas al cine?

Sin embargo, cuando te atrae una película, aunque te acabe gustando o no, es incomparable verlo en una pantalla grande con su sonido, con buena compañía con quien antes o después te tomas algo, porque el cine no es sólo cine. Personalmente creo que no es lo mismo y creo que pueden existir las dos opciones, incluso se están desarrollando opciones de descargas de pago a precios muy bajos, pero pagar teniéndolo gratis... 


3 comentarios:

  1. Me la suda el daño que bajarse pelis pueda hacer a la industria cinematográfica.

    Si tanto daño les hace, que dejen de hacer películas, que nadie nos íbamos a morir. Si no abandonan sus negocios, será que todavía tienen alguna rentabilidad, ¿no?

    A mí me parece muy deseable que se proteja la propiedad intelectual y que los autores de libros, discos o películas reciban una justa –y subrayo justa- remuneración, pero está claro que, a la luz de los nuevos tiempos y habida cuenta de las mil formas incontrolables de difusión y reproducción de obras en formato electrónico, el sector audiovisual y los legisladores van a tener que olvidarse del modelo liberal y decimonónico de retribución a autores e idear otras alternativas más acordes con la actual situación.

    ResponderEliminar
  2. Ya, cierto, todavía siguen siendo rentables, aunque haya bajado esa rentabilidad.
    Lo malo es encontrar esas otras formas.
    En la industria musical los músicos ganan con los conciertos, más que con la venta de discos.

    En la industria cinematográfica es complicado aunque no creo que deje de existir, ya hay ensayos de plataformas en las que pagas por bajarte una peli en calidad buena, aunque hay lo mismo gratis.
    Bajará el negocio pero el hecho de ir al cine con amigos y tomar unas cañitas después y pasar una tarde no creo que desaparezca.
    Lo que me parece escandaloso es lo que ganan los actores y demás, aunque hay que recordar que gana en función de lo que generan, pero me parece estratosféricamente desorbitado, si eso hace que baje sus ingresos no me parece mal.

    ResponderEliminar
  3. sí, a mí también me timaron con "Centurión", lo bueno es que la semana siguiente fui a ver "Origen" y me compensó de sobra. No me parece tan caro el cine, sobre todo comparando con otros sustitutivos:
    caña: 1,20€ (pero en dos horas caen cuatro, cinco ... )
    cubata: 5€ (si es en discoteca, el doble)
    partido de fútbol en "pay per view": 12€ (si es en el campo 50€.

    ResponderEliminar